RAFAEL DE LA VEGA

 

 

La Historia del Bajo. " De Haydn a Pastorius "

 
 

El pasado 31 de Enero, se celebró en la escuela de Música moderna Jam Session de Barcelona, la conferencia y clinic sobre la historia del bajo, " De Haydn a Pastorius ", de la mano del profesor de bajo de dicha escuela Carlos Duke, y como invitado el veterano Rafael de la Vega al contrabajo. Dos especialistas que desgranaron los orígenes de éstos dos instrumentos, que aunque comparten muchas cosas en común, tienen su propia personalidad, y sufren su evolución a través del tiempo.

EN LA 1° FOTO RAFAEL DE LA VEGA AL CONTRABAJO EN EL AUDITORIO DE JAM SESSION,

DOS FOTOS QUE UNEN LA HISTORIA

EN LA 2° FOTO CARLOS DUKE AL BAJO ELÉCTRICO EN LOS ESTUDIOS DE JAM SESSION.

 

Cuenta la anécdota, que tras escribirse un concierto para dos violines y orquesta, el autor preguntó a los que estaban con él en una taberna, si alguien podía tocar el segundo violín, a lo que uno de los presentes aceptó el reto, acordando así el dia del ensayo. Pero a dicho ensayo, el 2° violinista se presentó con un contrabajo, negándose el primero a aceptar el cambio. El contrabajista pidió una oportunidad de que se le escuchara, y tras ser aceptada su petición con cierto recelo, convenció sorprendiendo al autor de la obra. De ésta forma, quizás por primera vez, se escuchó la faceta más solista y virtuosa del bajo. Este contrabajista fue Dragonetti 1763-1846. 

Quizás Dragonetti, había sido influenciado por las obras del compositor Haydn 1732-1809, cuya amistad con el contrabajista Joseph Kaempfer 1735-1796, le condujo a escribir algunos solos de contrabajo en las sinfonías 6,7,8,31, y 72. Dragonetti continuando la línea de evolución, hizo lo propio y tocó el solo de contrabajo, en el recitativo del 4° movimiento de la 9 Sinfonía de Beethoveen 1770-1827.  

Mas tarde Verdi 1813-1901, y su amistad también con el contrabajista Giovanni Bottesini 1821-1889, desembocó en otros solos para las conocidas Aida, Rigoletto, y Otelo, que se estrenaron en el teatro del Cairo con ya Bottesini a la dirección. Fue justamente en ésta última obra, Otelo, donde acuerdan aumentar al contrabajo, por aquel entonces de tres cuerdas, a cuatro cuerdas, con una cuarta cuerda más grave afinada en MI. ¿ Os suena de algo a los bajistas modernos ésta afinación G,D,A,E ? 

Lentamente, el bajo aparecía como protagonista en algunas partes, incluso alejándose de la sección de cuerdas, y los compositores comenzaron a reconsiderar cada vez más las posibilidades del instrumento.

EN LA FOTO CARLOS DUKE TRANSCRIBE EL SOLO DE J. PASTORIUS  SOBRE EL CLASICO " BIRLAND ".

Con la llegada del Jazz, el contrabajo todavía comenzó a tomar más protagonismo, formando parte de la sección rítmica junto a la batería, y abandonando el arco, para pasar a ser tocado pizzicato con los dedos. Aquí nos encontramos con nombres como Ron Carter,  o Charles Mingus 1922-1979, solo por citar a unos pocos. Nombres claves, que sin sus líneas, la historia hubiera sido distinta. 

Con la llegada de las guitarras eléctricas a finales de los 40 y principios de los 50, comienza el gran problema de los contrabajistas. Su instrumento suena con demasiado poco volumen al lado de los instrumentos eléctricos y de la batería, y pidieron a Clerence Leo Fender, ¿ os suena de algo éste nombre ?, un sistema de amplificación para los contrabajos. Este, al no encontrar una solución al problema, se le ocurrió construir un prototipo de instrumento nuevo, de cuerpo sólido como la guitarra, y cuyo mástil fuera mas pequeño que el de un contrabajo, pero lo suficientemente fuerte para resistir su tensión, y para contrarrestar y darle mayor precisión en la afinación, se le ocurrió poner trastes como en la guitarra. Había nacido el Bajo Eléctrico. 

Como es habitual, es sus inicios no todos aceptaron el invento como revolucionario, pero el paso del tiempo, daría la razón a Fender. Basta con que alguien reconocido lo utilice, para que todos lo acepten, y así Monk Mongomery 1921-1982, bajista de Lionel Hampton 1908-2002, fue quizás el primero en cambiar. Muchos le siguieron, y aunque más tarde la tecnología descubrió sistemas de amplificación para contrabajos, el invento ya estaba totalmente aceptado y en pleno uso.

EN LA FOTO: LUIS BLANCO, RAFAEL DE LA VEGA Y CARLOS DUKE

 

Esto hizo que los bajistas, volvieran a ejercer un primer plano protagonista, ya que se les volvía a escuchar con claridad, consiguiendo no solo evolucionar los instrumentos, sino también la forma de tocarlos. Los bajistas tenían que ser mas precisos  perfeccionistas y hubo quien, aceptando el reto, se deshizo incluso de los trastes, ofreciendo mas posibilidades de expresión, pero aumentando la dificultad de la ejecución. Este fue el caso de Jaco Pastorius 1951-1987, que se dio a conocer en Weather Report, banda de fusión que demostró que con buenos bajistas, se puede prescindir hasta de la figura del guitarrista. Lástima que el final surrealista de Pastorius, nos privara del más influyente de todos los bajistas. 
 

Otro de los grandes que exploró el instrumento hasta límites insospechados, fue Stanley Clarke, que además del bajo eléctrico tocaba también el contrabajo y el Píccolo, e incluso en sus improvisaciones llegó a alternar los dos instrumentos. En otras, cuándo él utilizaba el bajo como solista o el contrabajo, el trabajo convencional del bajo, lo hacía un segundo bajista o contrabajista. Los dos instrumentos, llegaron a convivir juntos. Si Pastorius creó escuela en el bajo sin trastes, Clarke lo hizo con trastes.

EN LA FOTO : RAFAEL DE LA VEGA OBSERVA ATENTAMENTE LOS LIBROS DE BAJO DE CARLOS DUKE

 

Las técnicas de los bajistas no dejan tambien de avanzar, y así aparece no solo el slap de que un " desconocido " Louis Johnson domina casi a la perfección, sino el tapping como lo demustra Stuart Hamm. El concepto del slap dejó de ser exclusivamente americano, cruzando el charco y apareciendo en Europa gracias a grandes bajistas como Mark King, bajista y cantante de Level 42, cuyo fraseo rítmico, solo puede entenderse, tras averiguar que posee una sólida formación musical como Baterista.

 

La tecnología también aportó evoluciones, y aparecieron bajos con circuitos electrónicos activos o pasivos, y siguiendo el ejemplo de Botessini, ampliando cuerdas y tesituras. Así apareció el bajo de 5 cuerdas, aumentando otro " bordón " más afinado en Si, o el de 6 con una " prima " más, o el prototipo de 6 con la misma afinación que la guitarra, e incluso, uno de 8 cuerdas, como en el disco experimental " The Sporting Life " 1994 de un " curioso "  Jhon Paul Jones , junto a la cantante Diamanda Galas, donde claro..., con tanto bajo de 4, 5, 6 y 8 cuerdas, ya no hay ningún sitio para los guitarristas.

EN LA FOTO, RAFAEL DE LA VEGA Y CARLOS DUKE COMENTAN EJEMPLOS DE SOLOS DE BAJISTAS.

Algunas de las nuevas tendencias, luchan por los prototipos llamados popularmente bajos barítonos, diseñados para soportar tensiones de bordones graves como F# , por debajo del Si grave, aunque en la actualidad, a menudo nos olvidamos de que no solo de tecnología vive el músico, sino de sus ideas musicales. La tecnología está para servir al músico, no para que éste, esté al servicio de la tecnología, por ello todavía su uso no está establecido. Falta alguien que sepa decir algo nuevo. ¿ Te atreves tú a ser el siguiente en dar un paso en la historia ?. 

 
Luis Blanco Patús
Director de la Escuela
Jam Session de Barcelona.
www.jamsessionescuelademusica.com

Diferentes momentos a lo largo del Clinic.